Survivor Series perjudica a NXT

La marca amarilla ofrecerá la noche anterior el evento NXT TakeOver: WarGames, un hecho que le perjudica de cara a Survivor Sereis.

Fuente: WWE.com

Por primera vez en la historia NXT formará parte de un evento del main roster y sus luchadores pelearan como parte de la marca amarilla y no para rellenar como ocurre en Royal Rumble. Un hecho histórico, que llega en el peor momento y que perjudica claramente a NXT. La noche de antes de Survivor Series tendrá lugar uno de los principales eventos de la marca amarilla, NXT TakeOver: WarGames. Este evento destaca por la violencia del mismo y por el grado de rivalidad con el que se llega, algo que este año esta en duda.

La invasión de NXT durante el programa de SmackDown del 1 de noviembre llamó la atención a todos los fans. La WWE repitió la idea en el programa de Raw de la siguiente semana, pese a que tuvo éxito, no llegó a lo ocurrido en el viernes anterior. Con las constantes invasiones la rivalidad entre las tres marcas fue aumentando, pero la que salió perjudicada fue la de NXT, debido a que estas rivalidades interferían de forma directa con las que estaban teniendo de camino a WarGames.

Los fallos

El caso más flagrante es el de la división femenina. En NXT TakeOver: War Games tendrá lugar el primer combate femenino bajo la estipulación de WarGames Match entre los equipos de Rhea Ripley, formado por Rhea Ripley, Candice LeRae, Tegan Nox & Mia Yim, y el equipo de Shyan Baszler, formado por Shayna Baszler, Io Shirai, Bianca Belair & Kay Lee Ray. Las luchadoras estaban teniendo una gran rivalidad entre ellas con ataques constantes en los programas de la marca amarilla. Además, durante esta rivalidad estaba la incógnita de que pasaría con Dakota Kai.

Pero rompieron todo en el último programa de SmackDown, cuando Rhea Ripley, Mia Yim, Dakota Kai y Tegan Nox aparecieron para enfrentar a las luchadoras del main roster. El equipo de NXT perdió ante un conjunto formado por dos jobbers, como Dana Brooke y Carmella, una luchadora midcard, como Nikki Cross, y una luchadora en el borde de ser main eventer, como Sasha Banks. De esta forma acabaron perdiendo toda la credibilidad que había conseguido de camino a la WarGames.

Survivor Series tendrá lugar justo el domingo siguiente a NXT TakeOver: WarGames, por lo que es muy factible que NXT, si quiere mantener el kayface de su marca no pueda contar con algunos de sus luchadores. Durante mucho tiempo se ha vendido los WarGames Match como uno de los más violentos de la compañía por lo que sería extraño que después de dos luchas con esta estipulación ninguno de los dieciséis luchadores que participan quedasen lesionados por medio del kayface.

Además, que sería complicado de entender que dos luchadores que hace 24 horas se estaban enfrentado en una WarGame hicieran equipo por el fin de su marca dejando de lado su storyline personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *