#SpeakingOut levanta la manta

Se ha destapado el caso #SpeakingOut donde varios nombres importantes del mundo del wrestling han sido acusados de abusos sexuales.

Fuente: WWE.com

El #MeToo de Hollywood ha llegado al mundo del wrestling por medio del hashtag #SpeakingOut. Un movimiento que llegó en la tarde noche de ayer con el fin de denunciar los abusos sexuales de algunos luchadores, tanto del circuito independiente como de la división británica de WWE. La voz se empezó a correr con las acusaciones de abuso sexual de David Starr por parte de una de sus exparejas. Entre los nombres acusados de abusos sexuales que han salido a luz se encuentran algunas de las principales caras de NXT UK como Travis Banks, Jordan Devlin o Joe Coffey.

Las denuncias han ido en aumento a lo largo de las horas, pasando las fronteras del wrestling británico. En Reddit se puede encontrar un hilo donde se recogen todas las acusaciones de abuso realizadas en las últimas horas, tanto a nivel británico como de fuera de las islas. 

Uno de los casos más relevantes dentro de NXT UK es el de Jordan Devlin, tanto por la importancia del luchador en la escena como por las pruebas presentadas en las acusaciones. El campeón crucero de la WWE original fue acusado de abuso físico por parte de una mujer llamada Hannah Francesca. La denuncia de Francesca iba acompañada de una serie de fotografías, que ya no son públicas, donde se veían numerosos moratones.

Otro de los nombres que destaca es el de Jim Cornette. Al manager le acusan de obligar a luchadores independientes a tener sexo con su esposa antes de firmar un contrato para aparecer en alguna de las empresas para la que trabaja. Estas acusaciones no solo salpican a Cornette, también llegan a su mujer. Según AKI Evolution, luchador independiente, los dos usaban su posición de poder para dañar a muchas personas.

Otros grandes luchadores acusados, ya no de abusos sino de cómplices, son Will Osprey y Bea Priestley. A ambos se les acusa de seguir programando a luchadores en sus shows pese a tener conocimientos de alguno de los sucesos que se han denunciado.

Las acusaciones de abusos sexuales son muy graves y podrían acabar con las carreras de todos los luchadores implicados. Alguna de las caras más importantes del mundo del wrestling han denunciado la situación, especialmente las luchadoras de NXT UK. Piper Niven o Kay Lee Ray fueron de las primeras en apoyar a las mujeres que se atrevían a explicar su situación y denunciar a sus abusadores.

Las decisiones de la WWE

La WWE todavía no ha tomado ninguna medida con los luchadores acusados que pertenecen a NXT UK. Lo único que ha dicho la compañía de Vince McMahon es que están investigando el asunto y que se toman muy enserio la situación. De confirmase que las acusaciones son verdaderas la carrera de muchos luchadores acabaría de forma abrupta y por una buena razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: