Heath Slater habla de su lesión

Heath Slater apareció en el podcast Table Talk con D Von y repasó el estado de su lesión.

Heath en IMPACT Wrestling

Fuente: IMPACT Wrestlign

Heath Slater habla de su lesión. Heath Slater habla de su lesión

La WWE despidió a Heath Slater en el miércoles negro y desde ese momento se convirtió en uno de los agentes libres más cotizados. El luchador firmó por IMPACT Wrestling para un para de apariciones con la idea de firmar posteriormente con la empresa de los martes, sin embargo, llegó lo peor que le podría haber sucedido. En medio de su combate de Bound For Glory sufrió una grave lesión que lo ha mantenido alejado de los cuadriláteros.

Slater fue invitado al podcast Table Talk con D Von donde habló de su estado actual. “Voy a decir que estoy en IMPACT. Antes de Bound For Glory habíamos negociado, teníamos un trato, los contratos estaban cerrados, pero tan pronto como comenzó el combate me lesioné. Entré, apliqué el Neckbreaker, como he hecho los últimos quince años, y tan pronto como golpeé sentí como si alguien me apuñalara en el estómago”, recordó el luchador.

Heath justo en el momento supo que su lesión era grave y no pudo seguir en el combate. “Volvamos al Neckbreaker. Siento como si me apuñalaran, me pongo en pie y digo lo siguiente es un Leg Lariat, golpéalo y lo podéis ver en mi cara, fue como ‘que cojones, piernas trabajar, ¿qué hacéis?’. Me puse en pie y apliqué una Flying Knee.  Me agarré a la cuerda más alta y pensé ‘estoy jodido’, nunca había sentido este dolor, sabía que algo iba mal. Solo podía seguir como cualquier otro habría hecho. Seguí y en cada movimiento se sentía como si un cuchillo rasgara mi estómago. No me podía mover y si lo hacía sentía el dolor más horrible que he sentido. Hablé con el árbitro porque se suponía que iba a ganar. Se suponía que era un momento feliz y no podía hacerlo. Hablamos con todos para que Rhino ganara, necesitaba ir al hospital”.

Slater reconoció que le costó un mes tener un diagnóstico real de su lesión debido a la hinchazón de la zona. “Fui al hospital, la hinchazón era demasiado grande y no podía diagnosticarme bien. Tardó un mes en irse. Un mes después me dijeron que tenía una hernia deportiva y un musculo abductor que se había arrancado del hueso”.

Os recordamos que podéis visitar nuestra web para más contenido sobre el mundo del wrestling y seguirnos en nuestras redes sociales, tanto en Twitter como en Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: